Hyunday i30 N

Hyundai tiene en marcha una renovación de toda su gama i30. Los cambios que afectarán notablemente a su aspecto exterior entre otros aspectos han comenzado ya en su modelo base, pero llegarán también al resto de variantes, incluyendo a la más prestacional, y es que el i30 N 2021 acaba de ver la luz.

La saga también ha sido actualizada en la versión de cinco puertas, mientras que el i30 N Fastback permanece intacto. Así, Hyundai introduce un alerón trasero de mayores dimensiones con la característica luz de freno triangular, mientras que los pilotos presentan una firma lumínica novedosa gracias a la tecnología led.

Las dos colas de escape siguen estando presentes, integradas a la perfección en el sugerente difusor. La marca coreana ofrece el renovado compacto con un total de siete tonalidades diferentes, siento estas las denominadas Performance Blue, Polar White, Engine Red, Sunset Red, Shadow Gray, Dark Knight y Phantom Black.

Con respecto al interior, el gran cambio llega de la mano de un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 10,25 pulgadas, compatible con Apple CarPlay y Android Auto. La entidad coreana también ha rediseñado la interfaz de manera que al ajustar los diferentes parámetros del coche el menú luce unos gráficos inspirados en una suerte de tela de araña. Además, el i30 N ahora puede equipar unos asientos deportivos que reducen el peso en 2,2 kilos y van terminados en cuero y Alcantara, con unas costuras en azul ‘Performance Blue’ y el logo N iluminado.

Pero, sin duda, el gran atractivo de esta actualización se esconde debajo del capó, donde cobra todo el protagonismo un bloque turboalimentado de cuatro cilindros y 2.0 litros, que en la versión estándar sigue ofreciendo 250 CV y un par máximo de 353 Nm. Sin embargo, los i30 N equipados con el paquete Performance elevan el rendimiento del bloque, pues ahora desarrollan 280 caballos de potencia y un par de 392 Nm, disponibles desde las 1.950 hasta las 4.600 rpm. Gracias a estas mejoras, el compacto deportivo alcanza los 100 km/h en 5,9 segundos.

Al igual que su antecesor, el Hyundai i30 N viene equipado con una suspensión adaptativa controlada electrónicamente, que ha sido revisada para ofrecer un comportamiento mejorado, y lo mismo sucede con la dirección.

Aquellos clientes que se decanten por el paquete Performance se pueden beneficiar de unas llantas forjadas de 19 pulgadas que reducen la masa no suspendida en 14,4 kilos, unos discos de freno delanteros que pasan de 340 a 360 mm, así como un diferencial de deslizamiento limitado controlado de forma electrónica.

ML


Enviar noticia por E-mail

Comments Closed